¿Tiene cerebro tu empresa?

Luis Barragán Scavino
Escribe: Luis Barragán Scavino
Gerente de MAXIMIXE TIC

Existen diversas definiciones sobre la inteligencia humana que es un tema bastante complejo, sin embargo en este artículo he querido tomar una de las definiciones más sencillas que encontré en Wikipedia, donde menciona que la inteligencia humana es la capacidad de generar información nueva combinando la que recibimos del exterior con aquella de la que disponemos en nuestra memoria. En ese mismo sentido voy a definir el concepto de la inteligencia de una empresa, tomando en consideración mi experiencia en el mundo de la tecnología y el mundo empresarial. Esto debido a que en el transcurso de mi carrera profesional me ha tocado estar desde el lado del negocio buscando crear inteligencia en la empresa y desde el lado de la tecnología vendiendo sistemas de inteligencia de negocios a las empresas.

Antes de entrar al definir el cerebro de una empresa, es importante hacer una analogía entre el ser humano y una empresa. En las empresas es conocido el concepto de hardware que son las computadoras físicas donde reside el componente software, que son los sistemas de información que permiten hacer más eficiente la operación de la empresa.

En ese mismo sentido, el componente hardware del ser humano es el cuerpo físico, al cual tenemos que alimentarlo y ejercitarlo para mantenerlo en forma para lograr una vida saludable, mientras que el componente software del ser humano viene a ser su inteligencia y su espíritu. Dejando de lado la parte teológica y religiosa que no es parte de este artículo, voy a considerar que el software de un ser humano es solo su inteligencia. Siguiendo esta analogía, voy a hacer la definición simple del cerebro de una empresa:

Es el sistema de información que tenga la capacidad similar a la definida inicialmente como la inteligencia humana: generar información nueva combinando la que recibimos del exterior con aquella de la que disponemos en la memoria de la empresa que está almacenada en sus bases de datos.

Personalmente considero que aún faltan muchos años para que se pueda lograr un sistema integrado que tenga esa funcionalidad en una empresa. Para lograr este sistema integrado, ello va depender del grado de madurez de sus directivos y de las inversiones inteligentes que hagan en el mundo de la inteligencia artificial. Es indispensable lograr que los sistemas de información aprendan de los millones de datos que se alimentan del entorno del mercado usando tecnología conocida como “machine learning”, comparándola con la información histórica almacenada en las bases de datos de la empresa para detectar los cambios en el entorno y recomendar las acciones necesarias para que la empresa se adapte a los cambios detectados ajustando los planes de acciones internos de la empresa. Esto fue definido en mi artículo anterior sobre ¿Qué tan inteligente es tu empresa?

Cuando llegue ese momento, el “cerebro” de la empresa tendrá la capacidad similar a la definida inicialmente como la inteligencia humana y serán seguramente robots los que tomaran las decisiones empresariales acertadas para hacer crecer un negocio usando su inteligencia artificial.

¿Mientras tanto que podemos hacer? Pues tener los ojos bien abiertos y hacer las inversiones adecuadas en nuestra empresa para prepararnos para el futuro:

  1. Cambiarle el cerebro a nuestra gente: Invertir en la transformación digital de nuestra empresa, que no es solo invertir en tecnología, sino principalmente es un cambio cultural de las personas que trabajan en nuestra empresa, para que estén preparados para el cambio tecnológico que está sucediendo globalmente y se nos viene a pasos agigantados.
  2. Alimentar nuestro cerebro: Capturar todo los datos posibles del entorno de la empresa, como proveedores, clientes, competidores, reguladores, colaboradores, aliados, etc. Tenemos que invertir en almacenar la mayor cantidad de información no estructurada proveniente de múltiples fuentes de información en diversos formatos como textos, documentos, imágenes, videos, audio y geo referencias principalmente.
  3. Inteligencia Artificial: Invertir en sistemas modernos de inteligencia artificial y machine learning, para que nuestros sistemas tengan la capacidad de consumir los grande volúmenes de datos no estructurado para poder detectar los patrones de comportamiento de nuestro entorno y aprender de los cambios en el mercado.
  4. Fuerza de procesamiento: Para poder lograr procesar estos grandes volúmenes de información, es necesario contar con la capacidad de procesamiento en paralelo. Para lo cual es necesario invertir en tecnología que permita escalar fácilmente la capacidad de procesamiento de la información, conforme crece el negocio a escalas disruptivas.

Si te gusto este artículo, te invito a que lo puedas compartir en tus redes sociales y a que me sigas en LinkedinFacebook y Twitter donde diariamente comparto novedades.

Si aún no estas suscrito a nuestro portal Alert@Economica, te recomiendo lo hagas en el siguiente link para que estes enterados de las últimas noticias y tendencias sobre las finanzas, economía y tecnología en Perú y el mundo !

Luis Barragán Scavino

Gerente de MAXIMIXE TIC

Agregue un comentario