María Isabel Osterloh
Los Gigantes del Asia

China y su experiencia para combatir el COVID 19: cooperación con el mundo y América Latina

Las acciones que China tomo para controlar la epidemia del coronavirus, como la rápida construcción de hospitales y confinamiento, así como el acatamiento de las reglas por parte de sus ciudadanos, han hecho posible que los nuevos casos de infectados disminuyan en Hubei y que los casos fuera de esta provincia no hayan sido muchos. Esto ha sido elogiado por funcionarios de la Organización Mundial de la Salud (OMS) y varios países ya que la estrategia de contención “compro tiempo” para el resto de China y el mundo.

Recientemente en una declaración publicada por las Naciones Unidas, el Dr. Gauden Galea, alto funcionario de la OMS, resalto que la lección de las acciones de China es que: “es una epidemia que ha sido cortada mientras crecía y se detuvo en seco, (…) el curso natural del brote no necesita ser un pico muy alto que abrume a los servicios de salud. Esta lección de contención, por lo tanto, es una lección de la que otros países pueden aprender y adaptarse a sus propias circunstancias”.

Y es así que China está compartiendo con la comunidad internacional estos conocimientos de manera muy proactiva en materia de prevención, control y tratamiento de la enfermedad además de proveer de ayuda sanitaria como kits de prueba para detectar el virus, medicinas, etc. a países con alta incidencia de casos de COVID19 como Irán, Italia, España, Corea del Sur, Japón entre otros.

Por ejemplo, Italia que es el segundo país con mayor incidencia de casos en el mundo, con cerca de veintiocho mil infectados, y que su sistema sanitario está atravesando por una crisis de escasez de equipo médico vital, recibió ingentes cantidades de ayuda de China en equipos médicos como diez mil ventiladores pulmonares, dos millones de mascarillas y veinte mil trajes protectores, además de nueve expertos que ayudaran a combatir la enfermedad.

También en el caso de Irán, que es un país sometido a las sanciones económicas de Estados Unidos y que con la caída del precio del petróleo sus ingresos han disminuido severamente, ha recibido bastante ayuda de China desde el envío de equipos médicos hasta mascaras y kits de prueba del virus.

La ayuda de China en América Latina

Por otro lado, en América Latina, ya son 17 los países que presentan casos del virus y ya se empezaron a aplicar las medidas respectivas como la declaración del estado de emergencia, la repatriación de nacionales, la prohibición de aglomeraciones, la prohibición de vuelos internacionales, el transporte terrestre y el marítimo (como cruceros) entre otros. Brasil es el país que tiene más número de infectados, seguido de Chile, Perú y Argentina y la ayuda de China a estos países no se ha hecho esperar.

Por ejemplo, el ministerio de salud de Chile envío personal de salud a China para aprender de su experiencia en materia de implementación de medidas de salud pública. Por otro lado, Argentina recibió dos donaciones, la primera de parte de la empresa Huawei la cual proveyó a la Dirección Nacional de Migraciones del país de dos cámaras térmicas para la detección de fiebre para pasajeros del aeropuerto. Y la segunda donación fue de mil quinientos kits reactivos para detectar el virus.

Por otro lado, China ha donado a Perú treinta mil kits de detención del virus según lo anunciado por el presidente de consejo de ministros el martes diecisiete, asimismo el Embajador de China en Perú se reunió recientemente con altas autoridades del país como el Ministro de Defensa y jefes del Comando Conjunto de las Fuerzas Armadas, así como con la Ministra de Salud. Además, el 15 de marzo se realizó una videoconferencia entre el Ministerio de Salud del Perú y el Grupo de la Ruta de la Seda de China y el Grupo de Expertos de la Lucha contra la Epidemia de China para que se compartiera el conocimiento del país asiático sobre la prevención y control de la enfermedad, la construcción de hospitales temporales, entre otros temas.

Lecciones de China para el mundo

Algo que los países pueden aprender es como el Estado Chino puede movilizar sus recursos de manera eficiente, tanto como personal médico como la construcción de dos hospitales con mil camas cada uno en el epicentro de la infección en poco tiempo.

Asimismo, se hace uso de la tecnología como es el caso de los drones que se paseaban por las ciudades midiendo la temperatura a las personas sin que salieran de sus casas y que también daban aviso de que regresen a su casa a las que no acataban el confinamiento. En el caso de los hospitales se utilizan robots que sirven de camareros (reparten medicinas y comida), y otros que limpian y desinfectan.

Empresas como JD.com repartieron medicinas a centros hospitalarios en Wuhan a través de drones y vehículos autónomos que pueden llevar gran cantidad de estos productos.

Además, se utilizan varias aplicaciones de celular para que las personas reciban en tiempo real información sobre los lugares donde hay más peligro de infección y si han estado cerca a una persona infectada con el virus o sospechosa de tenerlo.

Los comités de barrio se encargan de instruir a la población sobre las medidas sanitarias a tomar en cuenta para la prevención de la enfermedad, toman la temperatura y controlan la cuarentena que el gobierno decreto para evitar la propagación del virus. Estos comités se conforman por vecinos, voluntarios y miembros del partido.

Asimismo, debido a la cuarentena impuesta en el país, destaca el teletrabajo que miles de empresas implementaron para mantenerse operativas y las clases impartidas por televisión a los estudiantes de colegio.

Lo que el mundo espera de China

China, como la fábrica del mundo, y como país responsable de gran parte del crecimiento de la economía mundial (contribuyo al 40% el año pasado) al estarse recuperando rápidamente puede otra vez contribuir a que la economía mundial también se recupere. Se proyecta que países como Japón, Corea del Sur, así como la Unión Europea no crecerán este año por lo que China tendrá que hacer esfuerzos coordinados con los otros países para poder sacar adelante la crisis y evitar que el mundo caiga en recesión.

Asimismo, China sigue trabajando arduamente para desarrollar una cura. Según la agencia Xinhua, del diecisiete de marzo, China ha concluido la investigación clínica de un medicamento antiviral que ha demostrado eficacia clínica contra el COVID19. Este medicamento llamado Favipiravir ha sido probado en pacientes en Shenzhen y los resultados han sido exitosos pues lo que tomaron este antiviral dieron resultado negativo del coronavirus. De la misma forma, China esta trabajando en diversos programas de investigación como la de terapia con células madre para hacer frente a la epidemia.