Juan Sánchez Sánchez
Banca de Inversión

Tipos y razones de fusiones y adquisiciones

Cuando una empresa tiene como objetivo lograr un crecimiento rápido, la estrategia idónea es una fusión y adquisición de otra empresa existente y en funcionamiento. Esta adquisición puede consistir en adquirir sólo una empresa o combinar diferentes empresas o unidades de negocio para adquirirlas de manera conjunta.

La adquisición puede representar para la empresa adquiriente una integración vertical o una integración horizontal. Será una integración vertical cuando la empresa adquirente tiene como empresa objetivo a otra empresa que pertenece a la misma cadena productiva. La integración vertical será del tipo “hacia atrás”, cuando la empresa adquirente decide convertirse en su propio proveedor, en lo que se refiere a insumos o materias prima.

Sin embargo, cuando la empresa adquirente decide hacerse cargo de actividades relacionadas con la distribución y venta de productos, por ejemplo, al consumidor final o a nivel mayorista, la integración vertical será del tipo “hacia adelante”.

Asimismo, cuando la empresa adquirente busca contar con subsidiarias que ejercen el rol de proveedoras y asimismo cuenta con otras que le permiten encargarse de la distribución y/o de la venta al consumidor final, la integración será del tipo “compensada”.

A diferencia de la integración vertical, la integración horizontal se da cuando una empresa adquiere, se fusiona o crea otra u otras empresas que realizan una misma actividad. Es decir, que producen bienes del mismo tipo o que incluso pueden ser sustitutos, generalmente con el fin de lograr cubrir otros segmentos del mercado y aumentar su participación y poder dentro del mismo.

Sin duda, la búsqueda del crecimiento inorgánico no es la única razón para implementar una estrategia de adquisición. También se puede adquirir una empresa para generar o crear valor, reduciendo radicalmente sus costos para optimizar sus márgenes y flujos de efectivo.

Sin embargo, la razón más común de una estrategia de fusión y adquisición es aprovechar las sinergias de costos e ingresos. Con las sinergias de costos, se puede consolidar dos empresas similares para reducir los costos de operaciones y recursos. Esto implica eliminar empleados, instalaciones y áreas de operaciones comerciales redundantes, entre otros.

Por otro lado, las sinergias de ingresos pueden generarse por aumento de los precios, impulso de las ventas o cambio en la posición competitiva de la empresa en el mercado. Las empresas pueden utilizar esta estrategia para irrumpir en nuevos territorios, eliminar competidores, ingresar a nuevos mercados, expandir su cartera con ventas cruzadas y aumentar las oportunidades de ventas.

También se cuentan otras razones de las fusiones y adquisiciones, tales como, para (i) acelerar o buscar un mayor acceso al mercado de los productos de la empresa adquirida, cuando dichos productos tienen un enrome potencial; y (ii) adquirir tecnologías más rápido o a un costo menor de lo que puede construir o desarrollar por su cuenta la empresa adquiriente.

Una razón particular para decidirse por una fusión y adquisición es cuando la empresa adquiriente adquiere una empresa objetivo con la finalidad de reducir la curva de aprendizaje y ahorrar tiempo al desarrollar una estrategia de crecimiento. Por ejemplo, una empresa que necesita más tiempo e inversión para ofrecer un nuevo servicio, puede adquirir la capacidad para hacerlo en la forma de otra empresa con una base de clientes integrada.

Si usted está planeando implementar una estrategia de rápido crecimiento para su empresa, las fusiones y adquisiciones pueden ayudarlo en ese propósito. MAXIMIXE puede brindarle la asesoría especializada en banca de inversión que requiere, para lograr un proceso de fusiones y adquisiciones exitoso. Para conocer el alcance y beneficios del servicio que brinda MAXIMIXE, escribirnos al correo jsanchez@maximixe.com o al Whatsapp 51-997518093 o 51-997518096.

También te puede interesar