Luis Ginocchio Balcázar
Haciendo Futuros

Alimentos e ingredientes de alto valor, el camino

El rol de la producción de alimentos e ingredientes de origen agrario en la economía internacional post pandemia será previsiblemente más interesante para el Perú que hasta ahora.  Por eso es urgente ubicar una fórmula para cuidar y utilizar sosteniblemente el recurso de la biodiversidad, resultado de la gama de climas, suelos, especies y su alta variabilidad. Cuidar los recursos genéticos del país como lo hace Enrique Lorente en su Finca ‘Paraíso’ en Loreto, es hacer patria, investigando y produciendo plantones de especies nativas como caoba, palo rosa, shihuahuaco, y tahuari, entre otras.

En la producción internacional, Perú tiene un potencial original, uno de cuyos indicios ha sido los años consecutivos en que el país fue primer destino gastronómico mundial. Si bien no se han exportado volúmenes importantes de productos de la agrobiodiversidad nacional, el avance agroexportador ha contribuido a posicionar al país por su fortaleza de contra estación, esto es, abastecer los mercados del hemisferio norte cuando allá son escasos muchos productos que consumen habitualmente. 

Sin embargo, eso no es suficiente. Precisamente, ayer el especialista Carlos Alberto Callejas, director de ADELCO, red de agencias especializadas en promoción del desarrollo local en Colombia, propuso ver las oportunidades más allá de la ‘economía de los comodities’. En el seminario organizado por la Secretaría de Descentralización de la PCM, Callejas destacó no perder de vista los principios bioactivos como la criogenina, con propiedades antinflamatorias, que se extrae de la planta Heimia salicifolia (Kunth), extendida desde EE.UU hasta Argentina. O los licopenos provenientes de tomates -que son nativos de las Américas-, para las industrias farmacéutica y cosmecéutica, productos en una era en que la salud y la alimentación saludable se hacen más prioritarias para países y territorios. 

Todo ello se confirma cuando el pasado 23 de abril en el evento “Perú, un país clave para el nuevo ‘foodturo’ alimentario” organizado por la carrera de Ingeniería en Industrias Alimentarias de la USIL, se entregó el reconocimiento de “Empresa innovadora y comprometida con el desarrollo de la industria peruana” a Nxtdried. El evento estaba dirigido a firmas, profesionales, estudiantes y actores del ecosistema innovador a nivel nacional e internacional. En particular, a quienes desarrollan alimentos saludables y sostenibles.

En ese sentido, el ingeniero Xabier Gil de Nxtdried destacó que investigan la generación de alimentos procesados de alto valor agregado para los mercados más sofisticados a partir de la agrobiodiversidad peruana. Explicó como su representada con sede en San Vicente de Cañete, cuenta con una nueva tecnología de deshidratado basada en energía radiante y presión al vacío, la cual permite a Nxtdried lograr productos con 5-10 veces más de compuestos bioactivos en frutas como, por ejemplo, camu camu, aguaymanto o kión. Esto es, productos con un poder nutricional único.

La industria cañetana galardonada tiene un equipo de soporte de más de 100 personas que abre camino a nuevos derivados de vegetales peruanos en la nutracéutica, la nutricosmética, y en la alimentación funcional a través de la generación de nuevos snacks de alto valor nutricional y sensorial.

El director general de Nxtdried, Jaime Modenese, destacó que la innovación e investigación que su empresa realiza tanto a nivel nacional y en el extranjero, convierte la riqueza de la diversidad biológica nativa en nuevos productos de alto valor agregado. Por ello Modenese enfatizó que es importante continuar invirtiendo en proyectos como éste.

Finalmente, el doctor Pedro Prieto Hontoria, científico experto en tendencias e innovación, director general de Be Food Lab (Bilbao, España), señaló el importante papel del Perú en el futuro de la alimentación del planeta en claves de foodtech, salud y sostenibilidad. Un mensaje al Perú del Bicentenario y sus posibilidades para lo cual necesitamos empresarios, investigadores, tecnólogos, botánicos, comunicadores e inversionistas nacionales y extranjeros, entre otros especialistas preparados y conocedores del potencial de los territorios y las oportunidades en los mercados globales. Me olvidaba, y políticos informados y realistas.

 

También te puede interesar