Jorge Baca Campodónico

El Aumento de la Productividad del Sector Agropecuario

¿Cuál es su impacto en el crecimiento del PBI?

Ningún país de mediano tamaño para arriba se ha industrializado sin antes aumentar significativamente la productividad de su sector agrícola. Ese ha sido el caso de Inglaterra, Alemania, Francia, Estados Unidos, Canadá, Japón, Australia y más recientemente, los países asiáticos. Lamentablemente en el Perú, el sector Agropecuario, donde se concentra la mayor cantidad de pobres (alrededor de 28% de la PEA), tiene una productividad muy baja.

En el Gráfico 1 se muestra la evolución del valor de la producción agropecuaria total, la del sector formal y la del sector informal (se considera informal al trabajador que no está en planilla y figura como ingreso mixto en las cuentas nacionales) para el periodo 2007 – 2023 en soles corrientes. Observamos que el valor de la producción del sector informal es superior al valor de la producción formal y ambas han venido creciendo significativamente, especialmente a partir de la pandemia. Lo paradójico es que el crecimiento del valor de la producción agrícola informal se ha dado en pleno auge de la producción agroexportadora. Una gran parte del aumento del valor de la producción agropecuaria en los últimos años se ha debido al aumento del número de trabajadores informales, (trabajadores no remunerados que no figuran en planilla).

En el Gráfico 2 se muestra la evolución del número de trabajadores formales e informales para el periodo 2007 – 2023. Observamos que hasta el 2020 el número de trabajadores informales venia reduciéndose. Sin embargo, con la pandemia se produjo un flujo masivo de trabajadores de vuelta al campo, generando un aumento significativo de trabajadores informales en el sector agropecuario. En contraste el número de trabajadores agropecuarios formales (remunerados) se ha mantenido alrededor de un millón de empleados. Es decir, más de 76% de los trabajadores del sector agropecuario no se encuentran en planilla y este porcentaje ha venido creciendo a partir de la pandemia.

La evolución del valor de la producción agropecuaria y el número de trabajadores se explica por la evolución de la productividad del sector agropecuario. Los datos de las cuentas nacionales permiten determinar la evolución de la productividad agrícola tanto en el sector formal como en el sector informal. En el Gráfico 3 se muestra la evolución de la productividad del sector agropecuario expresada en miles de soles constantes de 2007 por trabajador (descontada la inflación), tanto para el sector formal como para el informal.

Observamos que en el periodo 2007 – 2023, la productividad del sector formal (mayormente el sector agroexportador) se ha incrementado en mas de 60% mientras que la productividad del sector informal lo ha hecho en más de 76%. Como resultado la productividad total del sector ha aumentado en el mismo periodo 68%. A pesar de los avances significativos del sector informal, la productividad del sector formal es 2.5 veces superior a la productividad del sector informal y la diferencia entre ambas productividades se ha venido incrementando.

En el Perú el sector agroexportador ha aumentado su productividad significativamente, pero está concentrada en la costa. La productividad agropecuaria en la sierra y muchas zonas de la selva sigue siendo muy baja, al basarse predominantemente en minifundios. Como consecuencia, la mayor parte de la población en esas regiones, que representa el 30% de la población del país, vive en condiciones de pobreza o extrema pobreza.

Para salir de la trampa de la pobreza no es suficiente mejorar los servicios públicos de salud y educación y efectuar transferencias de dinero para la supervivencia de los más pobres. Además, en el Perú poco se puede hacer porque, con niveles tan elevados de pobreza, la carga es tan pesada que no deja espacio fiscal para realizar inversiones en infraestructura para impulsar la salida de la trampa de la pobreza.

El cuento de que hay que utilizar los excedentes de la Minería y otros sectores para ayudar a los pobres es un argumento populista, porque el Estado ya viene recibiendo cerca del 50% de esos excedentes y la experiencia ha demostrado su incapacidad para administrar bien esos recursos, especialmente en el ámbito de los gobiernos locales (Canon).

¿Qué hay que hacer entonces? La más eficiente manera de romper la trampa de la pobreza es elevando la productividad de la población informal que desarrolla actividades agropecuarias. Si se elevara su productividad, estos trabajadores generarían un aumento de sus ingresos que no solo los sacaría de la pobreza, sino que generaría un boom económico.

El crecimiento de un país se da cuando se incrementan tres factores: el Capital (máquinas, fábricas, etc.), la Fuerza Laboral activa, pero sobre todo la Productividad, como lo demostró el premio Nobel Robert Solow hace décadas. En el Perú existen proyectos piloto para el aumento de la productividad del sector agropecuario como Sierra Productiva, Sierra Exportadora, Sierra Verde, entre otros. Todos ellos muy exitosos, el problema es que se quedan en proyectos piloto y nunca se escalan a nivel nacional y en forma masiva.

La idea es que el efecto multiplicador del aumento de la productividad del campo genera un crecimiento amplificado de la economía global. ¿Por qué? Porque un aumento de 5 veces la productividad del 30% de los trabajadores genera un crecimiento directo de 0.3 veces el PBI. Este crecimiento, se sumaría al crecimiento en otros sectores por el efecto multiplicador del sector agropecuario con lo que fácilmente se duplicaría el PBI, digamos en un periodo de 10 años.

Adicionalmente, paulatinamente se reduciría la necesidad gastar miles de millones de soles en programas de asistencia, subsidios y transferencias y se abriría el espacio fiscal necesario para hacer obras de infraestructura que tendrían un efecto multiplicador adicional con lo que se aseguraría el objetivo de duplicar el PBI en 10 años.

¿Como hacer para que un campesino aumente su productividad de 1,200 dólares al año a 6,000? Considerando que, en promedio, una familia tiene 3.5 miembros y trabaja un campo de 3.5 hectáreas, entonces lo que se requiere es que cada hectárea genere en promedio un ingreso de 6,000 dólares al año.

¿Como hacer para que, una Ha. genere un ingreso promedio de 6,000 dólares a quien la trabaje? Primero agua disponible todo el año (siembra y cosecha de agua, reservorios y canales) que posibilitan dos a tres cosechas al año. Segundo, riego tecnificado para un uso eficiente del agua. Tercero uso de semillas mejoradas y fertilizantes. Cuarto, comercialización para asegurar el mercado a la nueva producción.

Todo esto se ha estudiado y hay proyectos piloto que lo confirman, con resultados aún superiores, si las actividades del campesino se combinan con trabajos de forestación, lo cual sería el fondo de retiro del campesino, ya que la forestación tiene largo plazo de maduración. El reto es hacerlo en forma masiva, en todo el país simultáneamente y esto solo se podría hacer con la participación obligatoria de estudiantes universitarios en las especialidades de Ingenieria y especialmente agronomía, además de sociólogos, médicos, contadores, maestros, etc.

A esto se llama el Big Push (idea del economista Rosentein-Rodan). Con los mayores ingresos que los campesinos obtengan del impulso inicial a la agricultura, generarían una mayor demanda de bienes y servicios, que contribuiría a un boom de manufactura y servicios, que a su vez se realimentaría en un círculo virtuoso de mejor uso de tecnología, mayor productividad, mayor demanda, mayor manufactura y servicios.

¿Porque no se hace? simplemente por ideología. A las izquierdas les conviene tener cuanto más pobres mejor (es su caldo de cultivo). A la derecha le conviene concentrarse en las actividades más rentables de corto plazo (minería, banca y comercio) y en agroexportación. Aumentar la productividad del campesino del ande no es negocio en el corto plazo. Como resultado, los gobiernos prefieren seguir con los programas redistributivos como Pensión 65 y sistemas pensionarios no contributivos, sistema de salud gratuito, que generan mayor dependencia del Estado y mayor poder para los políticos y burócratas.

En conclusión, el Perú tiene 30% de pobres por desidia e ineptitud de sus autoridades. Corrupción y violencia siempre habrá, pero la experiencia en el mundo indica que el crecimiento económico del país progresivamente reduce estos flagelos. Querer eliminar la corrupción y la violencia sin primero lograr el desarrollo y la consecuente disminución significativa de la pobreza, es poner la carreta delante de los bueyes.

También te puede interesar