MAXIMIXE

Perspectivas 2015 para la economía de EEUU

Por Percy Correa, director de MAXIMIXE Escuela

Entre los analistas de la economía internacional existe consenso sobre la aceleración del ritmo de la actividad económica en EEUU, que se traduciría en un crecimiento del PBI del 3% en el presente año, porcentaje mayor a los alcanzados en los dos años anteriores que fueron de 1, 9% y 1, 7% en 2013 y 2014, respectivamente. Dicha aceleración básicamente estaría fundamentada en la evolución favorable del gasto de Consumo Personal, que se espera crezca en 2, 9%, así como en la recuperación de la Inversión Bruta Interna, con una tasa de 6, 3%, lo que se compara favorablemente con la tasa del año pasado de solamente 2, 4%. En síntesis, el mayor crecimiento previsto para este año, se sustenta en la expansión esperada de la Demanda Doméstica, la que crecería en un 3, 2%, mejorando la tasa del año pasado de 1, 8%.

El incremento de los gastos de Consumo Personal sería posible por la expansión del crédito disponible para estos fines, así como por la reducción de las deudas de los consumidores, particularmente los ubicados en los deciles más altos de la distribución de la renta. También se espera que el crédito hipotecario muestre una mejora, lo que contribuiría a una expansión del mercado de viviendas. Y en relación a la significativa expansión de los gastos de Inversión  Bruta Interna, ésta se explica por las tasas de utilización de la capacidad instalada altas en algunos sectores, la necesidad de remplazar bienes de capital antiguos, las utilidades después de impuestos elevadas  y la continuidad de la política de tasas de interés bajas de la Reserva Federal, la que mantendría su meta sobre el costo de los Fondos Federales en el rango 0, 0-0, 25% todavía por un tiempo, a pesar del término de su programa de compras de activos. También constituye un factor positivo, la mejora de la situación fiscal y la solución, al menos por un tiempo,   del conflicto sobre el límite del déficit fiscal permitido al gobierno federal.

En consecuencia, se espera también una mejora en el mercado laboral, aunque a un paso moderado, lo que permitirá reducir la tasa de desempleo a un nivel promedio de alrededor de 6%. Dicha mejora no se prevé se refleje en una presión al alza en los salarios nominales, ya que entre otras razones aún existe una brecha importante entre el PBI potencial y el corriente, estimada en alrededor de 3%. A este respecto, cabe señalar que la reducción reciente en la tasa de desempleo obedece también a una caída de la tasa de participación de la Fuerza Laboral o PEA en la población en edad de trabajar, a un nivel que no se registraba desde hace 25 años (62, 8% en Junio del año pasado), debido entre otros factores a la crisis global de hace unos años, como al envejecimiento de la población. Este último factor sería inclusive el más importante para explicar dicha reducción.

Al no existir presiones en el mercado laboral por un incremento en el salario nominal y debido a la existencia de una brecha del producto aún significativa, no se prevé una aceleración de la tasa de inflación para este año, estimándose que sea similar a la del año pasado. Tampoco se estima que el déficit en cuenta corriente se incremente significativamente, debido a la reducción del déficit fiscal, incremento del ahorro privado y a la caída en el valor de las importaciones de petróleo debido a que su cotización internacional se ha deteriorado, lo que aparentemente no constituiría un cambio de corta duración.

La economía de los EEUU sería una de las pocas de importancia que lograrían tasas de crecimiento significativas en el presente año, ante el estancamiento de las de la Unión Europea y Japón, y el crecimiento ralentizado de la economía China. Dicha expansión favorecerá a las economías que comercian mucho con dicho país, tales como Canadá y México, previéndose una mayor competencia entre los proveedores para vender sus productos en dicho mercado. Igualmente, los mercados bursátiles continuarían registrando mejoras, gracias tanto a la expansión de la economía como al  refugio que los valores financieros transados en los mismos  prestan a los inversionistas del mundo.

Agregue un comentario