Carlos Aquino Rodríguez
Una mirada al Asia

Relaciones de Perú con China, la comunidad china y la Iniciativa de la Franja y la Ruta

Perú y China tienen una relación histórica muy larga. Perú fue el primer país de América Latina en recibir inmigración china a gran escala, desde 1849, y es el país con la comunidad china más grande de América Latina. Más recientemente, China es el mayor socio comercial de Perú y el año pasado 2019 Perú se unió a la Iniciativa de la Franja y la Ruta.

En este artículo se realizará una revisión de las relaciones entre ambos países teniendo en cuenta varios aspectos. La estructura del artículo se divide en cinco partes: primero, un breve análisis de la situación del Perú; segundo, un análisis de las relaciones bilaterales entre China y Perú; tercero, un perfil de los chinos de ultramar en Perú; cuarto, Perú y la Iniciativa de la Franja y la Ruta; y quinto, la situación de la comunidad china en Perú hoy.

  1. Situación del Perú.

Perú es un país que ha estado experimentando desde el comienzo de este siglo un crecimiento económico constante, y de 2001 a 2010 su tasa de crecimiento promedio anual real del PIB per cápita fue de 4.7%, pero en la última década, de 2011 a 2019, esa tasa fue de solo 2.8%. Ver Gráfico 1. En 2019 experimentó una desaceleración económica y su PIB creció solo 2.2%. La crisis económica originada por las pandemias de COVID-19 está paralizando a todas las economías del mundo y afectará seriamente al Perú. Se prevé que su crecimiento económico anual sea negativo el año 2020[1].

Perú es un país de ingresos medios con un PIB per cápita de alrededor de 7,183 dólares en 2019[2]. Tiene una población de alrededor de 32 millones. Tiene muchos recursos naturales, especialmente minerales (cobre, mineral de hierro, oro, plata), pesca, pero también petróleo y gas natural. En la Tabla 1, por ejemplo, se puede ver que Perú es el segundo mayor productor mundial de cobre, plata y zinc, y el tercero de plomo. Esos son también sus principales bienes exportados. Pero en los últimos años, la exportación de productos agrícolas, especialmente frutas y verduras, ha aumentado.

La economía del Perú depende en gran medida de la demanda externa. En 2019, las exportaciones de bienes representaron el 20.7% del PIB y las importaciones el 17.8%. Es decir, el comercio exterior de bienes representaba alrededor del 38.5% de su economía[3]. Como puede verse en el Gráfico 2, las exportaciones aumentaron rápidamente desde el año 2003, cuando especialmente el precio de los productos primarios aumentó en los mercados mundiales. Por ejemplo, las exportaciones de Perú que rondaron los 9 mil millones de dólares en 2003 alcanzaron un récord de 46 mil millones de dólares en 2011 y nuevamente en 2012.

Pero a partir de 2013, el valor de las exportaciones comenzó a disminuir a medida que los precios de los productos primarios también disminuyeron. En el año 2015 fue de solo 34 mil millones de dólares, pero a partir del año siguiente el valor de las exportaciones comenzó a aumentar a medida que los precios comenzaron a recuperarse un poco y especialmente a medida que aumentó la cantidad de cobre exportado (el principal producto que representó el 29.1% de todas las exportaciones de Perú en 2019), y también porque aumentaron las ventas al exterior de frutas y verduras.

Perú también ha recibido una gran cantidad de inversión extranjera, y la actividad turística también ha aumentado. La situación económica, política y social del país ha sido bastante estable, en comparación especialmente con otros países latinoamericanos.

  1. Chinos de Ultramar en Perú

El año 2019 marcó el 170 aniversario del comienzo de la inmigración china al Perú. Como se sabe, Perú fue uno de los primeros países en recibir inmigrantes chinos en América Latina y ahora tiene la comunidad china más grande de la región.

La inmigración de chinos a Perú comenzó debido a la escasez de mano de obra que se produjo para trabajar en las haciendas de la región costera, pero también en otras actividades, porque desde principios del siglo XIX el comercio de esclavos terminó en el mundo y también porque a mitad de ese siglo la manumisión de esclavos fue decretada en el Perú.

La inmigración china al Perú comenzó en 1849, convirtiéndose en el primer país de América del Sur en recibirlos (en 1848 los chinos comenzaron a llegar a Cuba). La escasez de mano de obra en las haciendas peruanas hizo que los hacendados buscaran trabajadores extranjeros[4]. Se hicieron intentos para traerlos de varios lugares.

En China, por esa época, el país se había abierto violentamente al mundo exterior[5]. Esto sucedió después de un largo proceso después de que la dinastía Qing adoptó una política de restricción del comercio exterior, donde solo aceptaban pagos en plata por productos chinos como la seda, la porcelana, y especialmente desde fines del siglo XVIII, por el té, que tenía una gran demanda. por el imperio británico de la época. Ante el creciente déficit comercial que tenía con China, el Imperio Británico comenzó a introducir opio desde sus dominios en Afganistán, y después de que la creciente adicción comenzó a afectar a un sector de la población china, el Imperio Qing prohibió su venta. A pesar de esto, los británicos continuaron introduciéndolo de contrabando, y en 1839 un cargamento de opio que iba a ingresar a China fue confiscado por las autoridades chinas.

El gobernador chino de la región de Cantón, que era el lugar donde los barcos introducian el opio, ordenó quemar la carga, y el Imperio Británico respondió declarando la guerra a China, en la llamada “Guerra del Opio”. China fue derrotada y obligada a abrir varios puertos y se impusieron tratados desiguales a China (llamados así debido a las condiciones onerosas, ya que China se vio obligada a ceder la isla de Hong Kong a los británicos, se permitió el principio de extraterritorialidad para los ciudadanos extranjeros, los productos extranjeros tenían aranceles bajos o nulos, se legalizó el comercio de opio, etc.). Comenzó lo que los chinos llaman “el siglo de humillación”, que duró hasta la fundación de la República Popular China en 1949.

Con la apertura de los puertos al comercio exterior, y con la legalización de la venta de opio, se aceleró un período de declive económico y social para China y una mayor pobreza entre los campesinos, y muchos comenzaron a emigrar al extranjero. Es en este contexto que desde 1849 comenzó la inmigración de chinos al Perú.

Los chinos fueron traídos a Perú después de un proceso donde los empresarios peruanos contrataron agentes locales en China para conseguir trabajadores y, a través de Macao, fueron enviados al puerto de Callao en Perú. Se dice que muchos trabajadores fueron engañados y obligados a firmar documentos que no podían leer porque eran analfabetos.

Las condiciones de cómo los chinos fueron trasladados a Perú fueron terribles, ya que viajaban abarrotados en barcos, se mantenían en espacios pequeños y recibían una dieta bastante pobre, de tal manera que la tasa de mortalidad en esos viajes podría alcanzar el 20% o más de la carga humana. Esto causó problemas como disturbios y un famoso incidente que prácticamente terminó con la inmigración masiva de chinos a Perú.

El llamado incidente del barco “María Luz” ocurrió en julio de 1872 cuando este barco peruano que transportaba 225 coolies (ese era el nombre de los trabajadores chinos que fueron a trabajar al extranjero) tuvo que detenerse en Yokohama, un puerto cerca de Tokio, en Japón. Mientras estaba en ese puerto, un coolie escapó del barco, arrojándose al mar, siendo rescatado por la tripulación de un buque de guerra del Reino Unido. En ese momento, Japón también estaba siendo abierto por la fuerza por extranjeros (como en China, aunque evitó una guerra al aceptar abrir sus puertos al comercio exterior). El coolie rescatado fue llevado a las autoridades japonesas, donde se quejó del maltrato que estaba ocurriendo en el barco peruano y estas advirtieron al capitán del barco que tratara bien a los coolies. Un segundo coolie escapó y cuando se supo que el primer coolie que regresó al barco fue brutalmente castigado, el Cónsul británico decidió abordar el barco peruano y cuando verificó las condiciones angustiosas de los viajeros, le pidió al Ministro de Relaciones Exteriores japonés que tomara medidas en contra del barco.

Después de mucha discusión, complicada por el hecho de que Japón y Perú no tenían relaciones diplomáticas, el capitán del barco peruano recibió la orden de liberar la carga humana y estos fueron enviados de regreso a China. Fue entonces cuando el Imperio Qing suspendió el envío de trabajadores chinos a Perú, poniendo fin efectivamente a la inmigración masiva de chinos a Perú.

Como consecuencia del problema generado por el incidente de “María Luz”, Perú negoció el establecimiento de un acuerdo diplomático con Japón, que se logró en agosto de 1873, y otro con China, que se firmó en 1874[6].

La mayoría de los chinos que vinieron a Perú eran hombres, y en las primeras décadas especialmente, campesinos pobres y analfabetos, quienes sufrieron maltratos. Como muchos de ellos no habían escrito correctamente sus nombres (o estos no fueron anotados correctamente), cuando llegaron a las haciendas sus nombres fueron cambiados, a veces modificados por orden del propietario, y varios incluso tomaron el nombre de los propietarios.

Los chinos provenían principalmente del sur de China, especialmente de la región de Guangzhou, y hablaban el dialecto de esa región. Se calcula que el número de quienes llegaron al Perú entre 1849 y 1872, cuando llegó la gran mayoría de ellos, sería de alrededor de 90,000 a 100,000.

El estado peruano promovió la llegada de estos trabajadores chinos. En noviembre de 1849, se promulgó una ley, que comenzó a llamarse “la ley china”, por la cual el gobierno, con el fin de promover la inmigración extranjera, pagó a los empresarios llamados “introductores de colonos”, una cantidad de 30 pesos por cada colono (trabajador) traído al país.

El primer barco que trajo coolies a Perú, el “Frederick Wilhem”, llegó al Callao el 15 de octubre de 1849 con 75 de ellos.

Los chinos llegaron en contratos de aproximadamente 5 a 8 años, pero esos contratos al comienzo no se cumplían y trabajaron en condiciones de semi-esclavitud, por lo que muchos trataron de escapar.

La mayoría de los chinos que llegaron a Perú trabajaban en fincas costeras, cultivando caña de azúcar y algodón, pero algunos también trabajaron en la extracción de guano de las islas y en la construcción del ferrocarril transandino. Esos fueron trabajos realmente agotadores donde fueron tratados muy mal, y algunos murieron de las muchas enfermedades típicas de la región costera peruana en ese momento, como la malaria, el tifus; y en la construcción del ferrocarril transandino, algunos también murieron a causa de la verruga peruana.

Los inmigrantes chinos no pudieron organizarse tan rápido al principio. El hecho de que vinieran de áreas tan diversas de China, a pesar de que la mayoría provenía del área del Cantón, pertenecientes a diferentes distritos, no tenían un alto nivel de educación, les impidió organizarse y formar una entidad única hasta más tarde. También se podría decir que el hecho de no contar con el apoyo de su país, a través de un Consulado o Embajada, influyó en esto, ya que solo en 1874, después de que terminó la inmigración masiva de chinos, se establecieron relaciones diplomáticas con ese país.

Se formaron varias asociaciones basadas en los lugares de orígenes específicos de los inmigrantes, como la Sociedad Tong Sing o Tung Sing (tungshing), fundada en 1889, que reunió a personas de origen hakka. Más tarde, la Sociedad Kong Chau (Cu Con Chau), que sería una de las más antiguas, se fundó en 1868 y reunió a los descendientes de la gente de los distritos de Hoishang, Hoiping, Sanhui y Yingping[7]. Estas dos sociedades, en su sede en el centro de Lima, tienen un templo dedicado a algunos dioses de la mitología china.

Por otro lado, la Sociedad Central de Beneficiencia China se creó en 1886 con el apoyo de la Embajada de China para reunir y ayudar a los ciudadanos de ese país en Perú[8]. La Asociación Peruano China, que busca ser el órgano rector de la comunidad, se fundó en 1999[9].

Los inmigrantes chinos y sus descendientes crearon en 1924 una escuela china peruana llamada “Chung Wa”. Fue creado por la Asociación de Damas Católicas de la Colonia China y se dice que es una de las primeras escuelas de la comunidad china en el continente americano. En 1962 se creó en Lima la escuela peruana china “Diez de Octubre”, basada en la escuela “Chung Wa” y la escuela “San Min” creada en 1936.

  1. Relaciones bilaterales entre Perú y China

Las relaciones entre China y Perú tienen una larga historia, como se dijo anteriormente, dada por el hecho de que Perú fue el primer país de América del Sur en recibir inmigrantes chinos desde 1849, y también fue el primer país en establecer relaciones diplomáticas, en 1874, con la dinastía Qing de la época.

Pero se dice que desde la segunda mitad del siglo XVI hasta principios del siglo XIX existió el comercio del Galeón de Manila, que permitió a los barcos que transportaban mercancías desde las colonias de España en América Latina, llegar a Filipinas, otra colonia de España en Asia, e intercambiar bienes de Asia y China a América Latina[10]. Los barcos partieron de Acapulco en México con productos como plata, papa, tomate, cacao, maíz, a cambio de productos chinos como porcelana, seda, laca y otros productos. Desde Manila en Filipinas hasta Macao, otros barcos hicieron el comercio. Entonces, varios siglos antes del comienzo formal de la inmigración de chinos al Perú, había comenzado un intercambio de bienes, e incluso de personas.

Después de la fundación de la República Popular China en 1949, Perú se convirtió en el tercer país de América Latina en establecer relaciones diplomáticas con ella en 1971, después de Cuba y Chile.

Hoy en día, Perú tiene una relación muy fuerte con China y desde el comienzo de la última década, China se convirtió en el principal destino de exportación de productos peruanos, y desde mediados de esa década, su principal socio comercial. En 2019, China representó el 27% del comercio total de Perú y Estados Unidos ocupó el segundo lugar con el 17% (la Unión Europea como grupo representó el 21% del comercio de Perú).

Una de las razones de las crecientes relaciones comerciales fue que en el año 2010 entró en vigencia el Tratado de Libre Comercio entre Perú y China. En el año 2010, las exportaciones peruanas de bienes a China fueron de 5,425 millones de dólares y en 2009 alcanzaron 13,503 millones de dólares. En el caso de las importaciones en 2010 fueron 5,119 millones de dólares y en 2019 fueron 10,262 millones de dólares. El valor de las exportaciones e importaciones en 2019 alcanzó un récord histórico.

Como puede verse, desde la implementación del acuerdo del Tratado de Libre Comercio entre Perú y China, la cantidad de exportaciones e importaciones entre ambos países aumentó considerablemente. El valor de las exportaciones se multiplicó en los diez años entre 2010 y 2019 por un factor de 2.5 y las importaciones por un factor de 2.

Aun así, la mayoría de las exportaciones de Perú a China son bienes primarios o exportaciones tradicionales (como se llama en los datos estadísticos comerciales de Perú). Por ejemplo, de los 13,500 millones de dólares exportados a China en 2019, alrededor de 9,200 millones de dólares, o el 68,7% del total, fue cobre. Los minerales representaron alrededor del 86% del total de los bienes exportados a China, y la pesca (exportaciones tradicionales como la harina y el aceite de pescado) representaron alrededor del 9% del total.

Exportaciones de Perú a China, años 2010 a 2019 (en millones de dólares)

   2010   2019
Total de exportaciones   5,425.9   13,503
Exportaciones Tradicionales

–          Agricultura

–          Minerales

(cobre)

–          Pesqueria

–          Petroleo y gas natural

  5,172.1

0.9

4,201.0

(2,352.8)

871.9

98.3

  12,892

5

11,600

(9,278)

1,167

121

Exportaciones no tradicionales

–          Agricultura

(del cual frutas)

–          Pesqueria

–          Otros

     253.9

 

32.7

( – )

74.4

146.8

       612

 

171

(152)

335

106

Fuente: Elaborado por el autor en base a datos del Ministerio de Comercio Exterior y Turismo, “Reporte de Comercio Bilateral Perú China” 2010 y 2019

Pero en los últimos años las exportaciones peruanas de frutas han aumentado a China. De los 171 millones de dólares de productos agrícolas no tradicionales vendidos en 2019, alrededor de 152 millones de dólares fueron frutas. Perú vendió el año pasado 71 millones de dólares de arándanos[11], convirtiéndose en uno de los principales proveedores de este producto a China.

Las importaciones procedentes de China son principalmente productos manufacturados. Las importaciones chinas baratas han contribuido al aumento del nivel de vida de muchos peruanos, ya que de lo contrario podría haber sido difícil para ellos obtener esos productos, pero algunos de estos productos han representado una fuerte competencia para los productores peruanos, especialmente en el sector textil, y se han quejado de competencia desleal. Para diciembre de 2019, dos productos chinos (un tipo de calzado y un tipo de cubiertos de acero inoxidable) tenían derechos antidumping impuestos por las autoridades peruanas[12].

Actualmente, el TLC entre Perú y China se está actualizando para incluir cuestiones que no se tuvieron en cuenta cuando se estableció en 2010. Por ejemplo, la inclusión del comercio electrónico y cuestiones como normas de origen, propiedad intelectual y el comercio de servicios están siendo negociados.

Con respecto a la inversión, China es uno de los principales inversores extranjeros en Perú, especialmente en el sector minero. Según los datos del Gráfico 4, de 2005 a 2019, Perú recibió una inversión china acumulada por un monto de 26,500 millones de dólares, convirtiéndose en el décimo receptor más grande del mundo.

Como vimos, Perú es un país rico en recursos naturales y dada la necesidad de China de materias primas para su economía de rápido crecimiento, era natural que las empresas chinas invirtieran en Perú.

La inversión china comenzó efectivamente en Perú cuando en 1992 la compañía Shuogang compró una mina de hierro propiedad del gobierno de Perú por 120 millones de dólares. En 1994, China National Petroleum Company (CNPC) compró algunos bloques de petróleo a Petroperú, también una empresa estatal. La inversión aumentó a principios de este siglo y en 2014 Minmetals Group compró la mina de cobre “Las Bambas” de Glencore Xstrata y pagó 6 mil millones de dólares[13], convirtiéndose en la mayor inversión extranjera directa en el país.

La inversión total acumulada de China a fines de 2019 fue de alrededor de 30 mil millones de dólares, según declaraciones del Embajador de China en Perú[14]. En los últimos años, China comenzó a invertir también en proyectos de infraestructura. Por ejemplo, en 2017 China Three Gorges pagó 1.390 millones de dólares por la planta hidroeléctrica “Chaglla”, la tercera planta hidroeléctrica más grande del Perú[15].

En mayo de 2019, Cosco Shipping Ports firmó un acuerdo con una empresa peruana para invertir 3,000 millones de dólares para construir la Terminal del Puerto de Chancay, en un lugar al norte de Lima, capital de Perú. El objetivo es que Chancay se convierta en un “centro portuario” no solo para Perú sino también para el lado del Pacífico de América del Sur[16].

La importancia de las empresas chinas en los sectores de minería y energía está aumentando. Por ejemplo, a fines de 2019, CNPC y su filial SAPET produjeron el 34% del total de petróleo producido en el país. Dos empresas chinas, Minmetals y Chinalco representaron el 24% de la producción total de cobre, y Shougang y su filial produjeron el 100% del mineral de hierro en Perú el mismo año[17].

El TLC entre Perú y China ha ayudado a aumentar el comercio y la inversión, pero también ambos países tienen relaciones muy amistosas. En 2013 actualizaron su relación a una “asociación estratégica integral”, durante una visita del presidente de Perú a China[18]. Y como se verá a continuación, en 2019 Perú firmó un memorándum de entendimiento para convertirse en miembro de la Iniciativa de la Franja y la Ruta (IFR).

  1. Perú y la iniciativa de la Franja y la Ruta

En abril de 2019, Perú se unió a la IFR durante la segunda Cumbre de la Franja y la Ruta en Beijing, convirtiéndose en el 19° país en América Latina en hacerlo.

La Iniciativa de la Franja y la Ruta es un esquema integral que contempla el fortalecimiento de los vínculos entre China y países extranjeros en 5 áreas: coordinación de políticas, conectividad de instalaciones (infraestructura en el área de transporte y comunicaciones), integración financiera, comercio sin obstáculos (mejora de la conectividad en el área comercial y el vínculo entre personas[19]. En el caso de Perú, ya tiene una fuerte relación con China en varias de estas áreas. Por ejemplo, en el área de coordinación de políticas ya existe una relación de “asociación estratégica integral” desde 2013; en el área comercial existe un TLC entre ambos países desde 2010; y con respecto al vínculo entre personas, hay un número cada vez mayor de estudiantes, académicos y funcionarios gubernamentales que intercambian visitas entre sí. Pero aún en el área de infraestructura y el área de integración financiera se debe hacer más.

Especialmente en el área de infraestructura, China podría ayudar mucho a Perú. Perú es un país con una grave falta de infraestructura física y, por lo tanto, la necesidad de inversión extranjera es evidente aquí. Según un estudio publicado en 2019 por el Ministerio de Economía y Finanzas del Perú sobre el Plan Nacional de Infraestructura, el país necesitará alrededor de 106 mil millones de dólares en inversiones a largo plazo en este sector, de las cuales inversiones en el área de transporte, por ejemplo, significará el 44% del total, y en el área de agua y alcantarillado otro 26%[20].

El Informe de Competitividad Global 2019 publicado por el Foro Económico Mundial establece que, aunque el Perú está en el puesto 65 en el Índice de Competitividad Global (de un total de 141 países), en el pilar de la infraestructura Perú está en su lugar 88. Pero en el elemento de la infraestructura de transporte está en el lugar 97, en la conectividad vial está en el lugar 102 y en la calidad de la infraestructura vial está en el lugar 110[21]. Por lo tanto, la necesidad de una mejora o incluso la construcción de nueva infraestructura es realmente urgente.

Como el Estado no tiene suficiente dinero para invertir en esos proyectos a gran escala, el sistema de Asociación Público Privada (PPP) está operando en Perú desde hace algunos años. Desde el punto de financiamiento existen dos tipos de APP, la primera es la APP autofinanciada, cuando los proyectos de inversión pueden pagarse utilizando los recursos que generan, es decir, no requieren cofinanciación del gobierno. El segundo es una APP cofinanciada, que requiere cofinanciación (transferencia de recursos públicos) y / o la implementación de garantías a favor del inversor, para que el proyecto sea sostenible.

Este sector ya está recibiendo una gran inversión extranjera. Solo por mencionar algunos de ellos. El proyecto del Metro 2 de Lima (que incluirá el primer tren subterráneo que se está construyendo en Perú) y en construcción ahora, costará un total de 5,600 millones de dólares y se estima que se completará para el año 2022.

Se estima que la construcción de la segunda pista del Aeropuerto Internacional Jorge Chávez, en Lima, capital de Perú, que comenzará este año 2020, costará 1,500 millones de dólares. Y como ya se dijo, en mayo de 2019 se anunció que la compañía china Cosco Shipping Ports construirá un gran puerto marítimo al norte de Lima, a un costo de 3 mil millones de dólares.

A medida que la economía peruana siga creciendo, la necesidad de más y mejor infraestructura también aumentará. El dinero que proviene de este sector proviene principalmente de Europa y de países latinoamericanos, especialmente de España y Brasil. Pero las empresas chinas se están uniendo a este grupo. Una infraestructura moderna ayudará a aumentar la competitividad de la economía del país y ayudará a mejorar las condiciones de vida de los peruanos. En este sentido, los chinos, que tienen mucha experiencia en la construcción de grandes proyectos de infraestructura en su propio país y en muchos otros, podrían contribuir mucho al Perú.

Además, como Perú es miembro de la IFR y está solicitando ser miembro del Banco de Inversión en Infraestructura de Asia, podría beneficiarse de una financiación barata para sus proyectos de infraestructura. Además, en América Latina, como Perú es miembro del foro China-CELAC, China ha establecido un fondo por 10 mil millones de dólares para ser utilizado en proyectos bajo la Iniciativa de la Franja y la Ruta[22]. CELAC es el acrónimo en español de la Comunidad de Estados de Latinoamérica y el Caribe.

Con respecto a la integración financiera, incluso si Perú está recibiendo una creciente inversión china, por ejemplo, la presencia de instituciones financieras chinas en el país es limitada. Hay una sucursal del Banco Industrial y Comercial de China desde hace varios años y recientemente, en abril de 2020, el Banco de China recibió la aprobación para establecer una oficina en Perú. Pero, por ejemplo, los préstamos y la financiación de las instituciones financieras chinas no son significativos para el Perú. Según los datos del Gráfico 5, hasta el 2019 Perú recibió solo 50 millones de dólares en préstamos para un proyecto en 2009 del Banco de Desarrollo de China.

  1. Comunidad China en Perú hoy

Como se mencionó, la mayoría de los chinos que llegaron al Perú hasta 1872 eran hombres, muchos solteros y se casaron ​​con peruanas. Después de la Segunda Guerra Mundial, nuevamente comenzaron a llegar chinos, pero esta vez muchos vinieron con familias.

¿Cuántos descendientes de chinos hay en Perú? Es difícil saberlo con precisión debido a los muchos matrimonios mixtos que tuvieron lugar. Por eso no es fácil saber por las características físicas de la persona o el apellido si realmente son descendientes chinos. Además, como también se mencionó, a muchos chinos se les cambiaron los apellidos cuando fueron a trabajar a las haciendas. Además, cuando sus hijos nacieron al momento de registrarlos, en los registros de nacimiento, estos nombres y apellidos también sufrieron cambios, especialmente en las provincias o pueblos pequeños, cuando los registradores civiles no pudieron escribir los nombres de estas personas correctamente debido al problema de pronunciación de algunos nombres chinos. Por lo tanto, hay peruanos que, aunque no tienen características físicas chinas, tienen un apellido chino, o puede haber personas que tienen características físicas chinas, pero no tienen un apellido chino o de aspecto chino.

En cualquier caso, se dice que los descendientes de chinos constituyen entre el 5% o hasta el 10% de la población peruana[23].

Muchos chinos viven principalmente en Lima, donde han establecido sus propios negocios. Al principio, después de terminar su contrato con las haciendas, pusieron tiendas de comestibles en los vecindarios, de ahí el epíteto “los chinos en la esquina”, o establecieron restaurantes de comida china (las llamadas “chifas” en Perú). En el centro de Lima está el Mercado Central, donde muchos de ellos pusieron negocios de importar productos de China. Existe en este lugar un llamado “Barrio Chino”.

Actualmente, los descendientes de los chinos operan en varios campos de la economía peruana, desde sus propios negocios donde han dejado su huella, o como profesionales en diversas actividades. Han influido, por ejemplo, en el negocio minorista con empresas como Tay Loy, Lau Chun (que vende artículos de oficina) o en el negocio de supermercados como con el grupo familiar Wong. Este grupo, a través de EW Corporation, ahora se ha expandido a bienes raíces, centros comerciales, agronegocios, etc. Además, hay compañías con negocios más diversificados como SamCorp, que opera negocios de importación, bienes raíces, cadenas de restaurantes, etc.

La contribución de los inmigrantes chinos a la economía y sociedad del Perú es variada. Llegaron a suplir una escasez de mano de obra en el cultivo de algodón o caña de azúcar, en la extracción de guano o en la construcción de ferrocarriles, y actualmente contribuyen en una variedad de negocios, desde gastronomía hasta venta minorista, importaciones u otros. Ahora, con la creciente presencia china en el comercio exterior y las inversiones en Perú, el papel de los descendientes de estos inmigrantes puede ser mayor, como vínculo útil entre Perú y China.

 

 


Bibliografía:

  • American Enterprise Institute: “China`s Global investment in 2019: Going out Goes Small” January 2020 (Ver link)
  • CAPECHI (China Peru Chamber of Commerce)) (Ver link)
  • Carlos Aquino: “Relaciones Perú Japón: Diplomacia, Inmigración, Economía y Política”, 1994, Grafica Biblos, Lima
  • Central Reserve Bank of Peru: “Annual Report 2019” (Ver link)
  • Fernando de Trazegnies Granda: “En el país de las Colinas de arena” 2 Volúmenes, 1995, PUCP
  • Luis García-Corrochano y Rubén Tang: “Las Relaciones entre el Perú y China”, 2011, IDEI, Instituto Confucio, PUCP
  • Humberto Rodríguez Pastor: “Chinos en la Sociedad Peruana 1850-2000”, 2017, UNMSM
  • Jonathan D. Spence: “God´s Chinese son –The Taiping Heavenly Kingdom of Hong Xiuquan- “1996, Norton & Company
  • Julia Lovell: “The Opium War”, 2011, Picador
  • María Osterloh: “La importancia de la inversión china en Perú y su perspectiva”, (Ver link)
  • María Osterloh: “Como América Latina ha sido incluida en la Iniciativa de la Franja y la Ruta” (Ver link)

Ministry of External Trade and Tourism, “Reporte de Comercio Bilateral Peru

[1] De acuerdo al World Bank “Global Economic Prospects” de Junio 2020, pagina 86, Tabla 2.3.2, el crecimiento real anual del PIB del Peru podria ser -12% in 2020

[2] De acuerdo al Central Reserve Bank of Peru: “Annual Report 2019”, pagina 11

[3] De acuerdo al Central Reserve Bank of Peru: “Annual Report 2019”, pagina 44

[4] Humberto Rodríguez Pastor: “Chinos en la Sociedad Peruana 1850-2000”

[5] Julia Lovell: “The Opium War”

[6] Carlos Aquino “Relaciones Perú Japón: Diplomacia, Inmigración, Economía y Política”

[7] Luis Garcia-Corrochano y Rubén Tang: “Las Relaciones entre el Perú y China”

[8] Web site de Sociedad Central de Beneficencia China: Quienes Somos:  (Ver link)

[9] Web site de Asociación Peruano China: (Ver link)

[10] Dolores Folch, Fernando Zialcita, Han Qi y Carmen Yuste: “El Galeon de Manila -Los Origenes de la Globalización-“ 2013

[11] Ver Ministerio de Comercio Exterior y Turismo “Reporte de Comercio Bilateral Peru China 2019”

[12] INDECOPI: Derechos Antidumping y Compensatorios vigentes al 31 de diciembre de 2019 (Ver link)

[13] Financial Post: “China-backed group pays US$6B for Glencore`s Las Bambas copper mine”  (Ver link)

[14] “El Peruano” newspaper: “Inversion china en Peru alcanzo los 30 mil millones de dolares”, december 25,2029 (Ver link)

[15] Chambers and Partners: “China Three Gorges buys hydro plant from Odebrecht in Peru in a US$ 1.39 billion deal” (Ver link)

[16] Seatrade Maritime News: “Cosco Shipping Ports ink deal to build $3 bn port in Chancay, Peru” (Ver link)

[17] Ver María Osterloh: “La importancia de la inversion china en Peru y su perspectiva” (Ver link)

[18] Andina News Agency: “Peru, China upgrade ties to comprehensive strategic partnership” (Ver link)

[19] The State Council, The People`s Republic of China: Full Text: Action Plan on the Belt and Road Initiative (Ver link)

[20] Ministerio de Economia y Finanzas: “Plan Nacional de Infraestructura para la Competitividad” (Ver link)

[21] World Economic Forum: “The Global Competitiveness Report 2019” (Ver link)

[22] Maria Osterloh: “Como America Latina ha sido incluida en la Iniciativa de la Franja y la Ruta”

[23] Ver CAPECHI: Información Comercial, Comercio con China: (Ver link)

También te puede interesar