Juan Sánchez Sánchez
Banca de Inversión

Salida para empresas en crisis financiera

La combinación de (i) un bajo desempeño económico, y (ii) un excesivo nivel de deuda en la empresa, con alto nivel de probabilidad, va a poner en riesgo su sostenibilidad financiera. En estos casos, el nivel de capital de la empresa se tornará insostenible.

El bajo desempeño económico, en la mayor parte de los casos, puede tener su origen en un deterioro inesperado en el desempeño comercial, lo que podrá a la empresa altamente expuesta a un riesgo creciente de un déficit de efectivo (liquidez).

Mientras que, cuando el nivel de servicio de la deuda financiera, aunado a otras obligaciones contractuales como arrendamientos y otros, es demasiado alta en relación con sus flujos de efectivo operativos, la necesidad de mayor capital se hará imperiosa, debido a que la empresa presenta una estructura de capital (relación deuda/capital) que no está alineada con el valor empresarial actual del negocio.

La reestructuración financiera de la empresa surge como una medida indispensable para recuperar la sostenibilidad financiera de la empresa. En estos casos, la empresa debe reorganizarse al nivel de profundidad que sea necesario.

Si el nivel del rendimiento económico es extremadamente bajo, debe repensarse el modelo de negocio de la empresa, a fin de asegurar su sostenibilidad de largo plazo.

La reestructuración financiera debe empezar por buscar alienar adecuadamente la estructura de capital de la empresa, realizando importantes ajustes en la carga de la deuda, que permitan recomponer la relación deuda/capital.

En esta situación, se necesita que el perfil financiero de la empresa mejore sustancialmente, para que la misma vuelva a ser vista por las fuentes de financiamiento como “empresa en marcha”, y, sobre todo, accesible a condiciones de refinanciamiento adecuadas.

Si se proveen posibilidades para reflotar la empresa, se puede formalizar la reestructuración financiera de la empresa aplicando a algunos de los siguientes mecanismos concursales ante el Indecopi: (i) procedimiento acelerado de refinanciación concursal (PARC); (ii) acuerdo global de refinanciación, (iiii) procedimiento concursal preventivo, y (iv) procedimiento concursal ordinario.

El éxito de la reestructuración financiera conllevará necesariamente una reestructuración operativa de la empresa. Por ello, será clave elegir una estrategia de restructuración operativa que no sólo mitigue la crisis financiera, sino que también genere el valor económico necesario para que la empresa salga de la crisis.

El objetivo de una reestructuración financiera es evitar una disolución y liquidación, donde mayormente el valor de la empresa se reducirá al valor de sus activos operativos, perdiéndose técnicamente el valor de sus intangibles, como por ejemplo la relación con sus clientes y su know how. Por ello, cuando puede preverse que la reestructuración financiera será imposible, para salvar el mejor valor del negocio, se recomienda aplicar oportunamente al procedimiento de disolución y liquidación ante el Indecopi.

La mayor ventaja de los procedimientos concursales ante Indecopi es que, según sea el caso, con el anuncio público del procedimiento concursal, se suspenderá la exigibilidad de todas las obligaciones que el deudor tuviera pendientes de pago a la fecha del anuncio, sin que este hecho constituya una novación de tales obligaciones, aplicándose a éstas, cuando corresponda la tasa de interés que fuese pactada por la Junta de Acreedores de estimarlo pertinente. En este caso, no se devengará intereses moratorios por los adeudos indicados, ni tampoco procederá la capitalización de intereses.

Bajo este escenario, para salvar a la empresa que presenta condiciones favorables para superar la crisis, será crucial que el Directorio formule, con el apoyo de un equipo experto, una estrategia integral para afrontar la reestructuración financiera, lo cual podrá lograse evaluando todas las opciones estratégicas que tiene la empresa, para luego asegurar también una implementación exitosa de dicho plan.

Si su empresa ha empezado a presentar problemas de liquidez y muy baja rentabilidad, es probable que esté en ciernes la necesidad de una reestructuración financiera. No espere que la crisis financiera de desembalse y el daño en el valor de la empresa sea irreparable. Puede solicitar el apoyo experto de MAXIMIXE para que lo ayude a realizar una evaluación rápida de la situación económica financiera por la que atraviesa la empresa y, con base en los resultados de dicha evaluación, determinar las opciones estrategias que se tiene. Con el resultado de estas dos primeras acciones, se debe diseñar una estrategia integral de salida de la crisis, la que puede formalizarse en un plan. MAXIMIXE puede acompañarlo a formular y ejecutar dicho plan, incluyendo el soporte para aplicar a alguno de los procedimientos ante Indecopi, o siguiendo un proceso privado en acuerdo directo con los acreedores. Para conocer el alcance y beneficios del servicio que brinda MAXIMXIE en estos casos, por favor póngase en contacto con nosotros al correo jsanchez@maximixe.com o al Whatsapp 51-997518093 o 51-997518096.

También te puede interesar